¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
domingo, 13 de enero de 2013

La Bici y la aventura



Hace unos años me fascino “la abuela” que estaba recorriendo en caravana lo largo y ancho de nuestro planeta.   Esta veterana aventurera  estaba deseosa de descubrir mundo a pesar de sus escasos medios,  y decidió que con su pensión y ahorros bien podía dar rienda suelta a sus sueños.  NI corta ni perezosa compro una caravana de segunda mano , se lio la manta a la cabeza y empezó a descubrir  la mejor parte de su vida.

Descubrir, conocer nuevos horizontes, tierras, gentes es mi  sueño, del que me retienen familia y responsabilidades, pero aunque no puedo negar que he viajado, y en muchas ocasiones con buenos medios y servicios, cada día me tira más la vena aventurera. 

Comprar una caravana e irse a recorrer mundo necesita primero tener un dinero para comprarla y luego mucho tiempo y suficientes ahorros para poder permitírtelo sin trabajar.  Pero no solo podemos recorrer mundo más facilmente en caravana, aparte de los usuales medios como el avión, el tren, o el autobus, sino porque no aventurarse con algo tan sencillo como una "biclicleta"

En mi infancia  en el Aaiun  y en mis veranos en el pueblo burgales de mi familia no podía faltar la bici.  En mis andanzas por Alemania 20 años después retome mi preciado vehículo, y me cargaba a mi pequeña Konsu por doquier en la parte trasera.   Madrid no es sitio para bicis, por lo que a mi vuelta  la deje de nuevo aparcada, pero desde mi ruta en bici por Santiago este verano, mi bici y yo hemos retomado nuestra relación.

Por ello he decidido abrir este espacio para nosotros y nosotras  con ganas de dar mucha marcha, sobre todo a los pedales.

 Rutas sencillas y alguna quizás no tanto, principiantes y menos principiantes, muy  deseosos de “ciclear” el camino, saboreando el paisaje sin ruidos ni motores, en contacto nuestros pies con la tierra,  paradas, una sonrisa amable,  rondar por pueblos y caminos, saludar y conocer sus gentes, disfrutar mucho mejor nuestras sendas y parajes, paladeando los sabores de la tierra, inhalando el agradable olor a pino, jara, lavanda, … y  el desagradable tufo a estiércol y animales de granja (le da también su toque),  y con uno o varios verdaderos amigos de rodadas, es una aventura autentica y el viaje perfecto sin necesidad de muchos recursos.

Ven conmigo a descubrir los caminos que he descubierto, a nuevos parajes que puedan surgir, y cuéntame de tus rutas y tus rodadas para que también nosotros podamos “disfrutar cicleando”.
Pronto os contaré de mi ultima ruta a la "Via verde del Jara" - ¡Fantástica!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;