¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
martes, 22 de enero de 2013

La Latina para pasear y disfrutar






El jueves pasado mi amiga Silvia organizo una ruta por la zona de la Latina en Madrid, y nos lo pasamos genial.  Silvia es una maravillosa guía, aparte de gran amiga, y muy conocedora de Madrid, por lo que nada mejor que dejarse llevar por ella a disfrutar de las rutas del Madrid ,y nuestra hermosa ciudad,  por muchos Madrileños desconocida.

En la Latina y sus alrededores se cuece la verdadera historia de Madrid, que linda con la calles Bailen, Toledo, Plaza Mayor y Puerta de Toledo. Es una de los lugares más atractivos de Madrid y últimamente muy conocida por sus bares de tapas y restaurantes, donde se concentra buena parte de la vida nocturna madrileña, sobe todo en la Plaza San Andrés, la Cebada y la Paja.

Nos bajamos en el Metro Latina pegado a la plaza e la Cebada, donde estaba originalmente el mercado local, que fue demolido en 1956 y reconstruido como podemos verlo hoy en día, pero que a mi opinión necesita una buena rehabilitación ya que visualmente estropea la plaza.

Nos dirigirnos a la Colegiata de San Isidro, centro de nuestra visita, y que me impresiono muy gratamente.

La Colegiata de san Isidro, también llamada Colegiata de san Isidro el Real, esta situada en el casco histórico de Madrid, en el número 37 de la calle de Toledo. Fue la catedral provisional de esta ciudad española hasta 1993, año en el que abrió sus puertas la catedral de la Almudena. La colegiata fue construida en el siglo XVII como iglesia del antiguo Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, que se encuentra anexo al edificio. En ella se custodian los restos mortales de san Isidro, patrón de Madrid, y de su esposa, santa María de la Cabeza.

A pesar  haber sido parcialmente destruida en la guera civil, gracias a su restauración guarda toda la autenticidad, conservando muchas de las obras anteriores a la guerra.

Durante toda nuestra estancia tocaban el organo, por lo que la visita resulto todavia más conmovedora.  Mientras leeis escuchar el "Rondeau "de Henry Purcell, una de las partituras que tocaron.



Aparte de ser una iglesia especialmente dedicada a San Isidro, allí nos encontraremos una pequeña capillita con el famoso "Cristo de el Poder", muy venerado también.

Nada más entrar a la izquierda nos encontramos una original capilla por sus grandes balcones a ambos lados de su entrada.  Otra carácterística especial de esta iglesia son sus blaconcillos que galanan los muros.

Salimos sonrientes y muy satisfechas por nuestra visita y nos fuimos a descubrir una Latina renovada y multicultural, pero que conserva su autenticidad y encanto, callejeando y pasando por la Cava Baja, zona de excelentes restaurantes, de entre los cuales está el renombrado Lucio. Todavía nos podemos encontrar la antigua tienda de caramelos, en cuyo escaparate vemos todos los dulces, gominolas y gama caramelos de colores inimaginables; la antigua farmacia; la espargateria, el comercio de las mil y una hebillas, mezclado entre nuevos comercios chinos, arabes, peruanos, .... , que hace más pintoresco todavía este barrio.

Entramos en el Museo de San Isidro, sito en la Plaza de San Andrés, dominada por la cúpula de la capilla de San Isidro. En él se muestra buena parte de la historia de Madrid, desde sus inicios como fortaleza musulmana a su nacimiento como metrópolis. El Museo de San Isidro da cuenta además del pasado arqueológico de la ciudad. También contiene una exposición de arte y las tradiciones relacionadas con el patrón de Madrid, San Isidro. En la misma plaza de San Andrés y sus alrededores se encuentran restaurantes con terrazas, por lo que en un día soleado de primavera disfrutamos de una muy agradable comida en unas de las terrazas.

Pero todavía nos quedo mucho por visitar, así que aprovecharemos otro día para callejear nuevamente  por la calle Almendro y la famosa taberna con el mismo nombre. No muy lejos está la Plaza de Cascorro, en el corazón de la popular calle donde se celebra cada domingo el mercado de El Rastro.

No hace mucho tiempo visitamos también la Plaza de la Paja. Podemos recordar que, si bien la Plaza Mayor fue en su momento una plaza polvorienta a las afueras de la ciudad, era el momento en el que la Plaza de la Paja se consideraba el centro de Madrid. Su nombre deriva del hecho de que sirvio como centro de subastas de las tierras que cuidaban los cuidadores de un convento cercano. En general es una plaza muy tranquila, con sus cafés y terrazas. El jardín del Príncipe de Anglona se encuentra al lado del palacio del mismo nombre. Es un remanso de tranquilidad para observar los tejemanejes de la plaza. Desde ella se puede ver el estilo mudéjar de la torre de la Iglesia de San Pedro el Viejo, construida en el siglo XIV. Además de las obras artísticas que alberga, hay una leyenda en torno a la iglesia. Se dice que la primera campana que sonó en su torre se colgó sin ayuda de nadie. La historia dice que cuando fue izada quedo como atascada entre las paredes de la torre. Los trabajadores, al ver el hecho, tomaron un descanso, y decidieron volver al dia siguiente. Cuando regresaron, la campana, según cuentan, ya colgaba del lugar en el que hoy se encuentra. La encantadora plaza del Alamillo no esta lejos de aquí. Fue la sede de la corte árabe, cuando la ciudad fue fundada por los musulmanes en el siglo IX. Acercaros pues al barrio de la Latina de Madrid.




Mil gracias a Silvia por tu
 dedicación y buen hacer para conocer Madrid. y ya sabes que siempre puedes contar conmigo para tus descubrimientos, paseos y visitas. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;