¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
martes, 11 de junio de 2013

Madrid de Atocha

¡Menudo retraso  llevó después de dos salidas con mi amiga Silvia por los tesoros desconocidos de Madrid!  Pero hoy me he plantado delante del ordenador  después de  comer con un cafetito y hasta que no lo publique no pienso levantar mis posaderas , eso sí, siempre bien acompañada de buena música.  

Nuestras andanzas suelen comenzar casi siempre en Atocha, ya sea porque el cercanías pilla muy a mano, o por ser este un punto intersección de lo mejor de Madrid.  Esta vez Atocha era la estación más cercana a nuestro primer destino, y yo me dejaba guiar por mi  cicerone Silvia con su perfecto organizado programa, sin olvidarse de la cañita de turno y reserva en un restaurante de menú bueno, bonito y barato, ya que para disfrutar no solo basta con encandilar al espíritu sino que debemos contentar nuestros paladares.  Con buena marcha salimos subiendo  la avenida Ciudad de Barcelona para coger en su mano izquierda la calle Fuenterrabia, donde se encontraba la Real Fábrica de Tapices  http://www.realfabricadetapices.com/#/esp/ 


Derecha Edificio Real Fabrica Tapices - Al fondo: Basílica de Nuestra Señora de Atocha
  
Único museo viviente de Madrid, su edificio construido en el siglo XIX esta declarado Patrimonio Histórico Industrial.  Sus muros albergan una magnifica colección de tapices, alfombras y pinturas de los siglos XVIII, XIX y XX.  Aparte de la magnífica colección de tapices tejidos según 63 cantones pintados por Goya para esta manufactura,  me impresiono ver como aun se tejen las alfombras y tapices de idéntica forma que hace doscientos años con sus  mismos instrumentos  y aperos.   Pasamos primero por las artesanas que subidas en un telar de alfombras de madera se afanaban  en un lio de artilugios llenos de hilos, ajenas y sonrientes a los visitantes ,que las miraban admirados mientras sus manos se movían ágiles y sabedoras.  Silvia no se pudo resistir en captar ese momento en esta foto.  


Museo taller de tejedores de alfombras


En la siguiente estancia nos esperaban dos tejedores de tapices.  El único artesano a la vista del género masculino tenía en sus manos una copia de un cantón de Goya, que elaboraba ayudándose de un espejo en el mismo telar de madera que vieron los ojos de Goya.   Embelesada por tan preciosa labor, y asombrada por el precio que dicha obra podía alcanzar, me preguntaba cuantos años se precisaban para alcanzar esta maestría, cuyo producto final era solo apta para bolsillos muy pudientes.  Al termino de nuestro  trayecto se encontraban en una gigantesca mesa las restauradoras de tapices.

Dando gracias a Dios de que este arte perdurase, y rogando por muchos años,  salimos reconfortadas en nuestro esplendido día de abril.  Con este humor, deseábamos ver a los ilustres enterrados pero por mucho tiempo olvidados, del Panteón de los Hombres  Ilustres.  En la siguiente manzana se alzaba la Básilica de Nuestra Señora de Atocha, que la reina regente María Cristina, viuda del rey Alfonso XII, decidió construir en sustitución de la antigua, pero con un panteón anexo. 


Basílica de Nuestra Señora de Atocha


Fernando Arbós y Tremanti fue el arquitecto de este conjunto de estilo neobizantino, que  incluía un campanil italiano, que albergó un reloj de cuatro esferas y tres campanas, y el panteón, que tenía carácter de claustro de la basílica. 


Panteón de los Hombres Ilustres

Los magníficos  monumentos funerarios  repartidos alrededor  de un patio-claustro interior acogen los restos de los buenos políticos de primeros del siglo XX, Francisco Martínez de la Rosa, Diego Muñoz-Torrero, Juan Álvarez Mendizábal,José María Calatrava, Salustiano Olózaga, Agustín Argüelles, Antonio Cánovas del Castillo, Práxedes Mateo Sagasta y Eduardo Dato,  que el franquismo prefirió olvidar en su abandono, hasta que a finales de los 80 el Patrimonio Nacional, sabedor de su valía, decidió restaurarlo.

Si queréis saber un poco más, os recomiendo visitarlo, pero os dejo con este video de youtube para ir abriendo boca.   http://www.youtube.com/watch?v=QQWr3ZEt_mo



Saliendo de la Basílica de Nuestra Señora de Atocha vislumbramos en su esquina pequeña terracita que, aunque ruidosa por encontrarse en plena Avenida Ciudad de Barcelona, era punto ideal para una cañita rodeadas de la mejor zona residencial de finales del XIX. 


Terracita  en la esquina Avenida Ciudad de Barcelona
No contentas con solo  este aperitivo nos lanzamos calle abajo en busca de nuestro restaurante asturiano: “El rincón Asturiano”, en la calle Delicias, que no en su paseo, en busca de el Rabo de Buey.  Este restaurante tiene dos puertas.  En la primera igual que entramos salimos, al ver que aunque puesto no se despachaba menú alguno, sino a la carta.   En la segunda ya nos dimos cuenta que era el lugar elegido, ya que estaba muy transitado por  vecinos y trabajadores de la zona por su menú a 11 €.  Eso si el rabo de buey nos lo zampamos entre mucho trajín de idas y venidas por lo animado del local. Después de la zampada, decidimos tomar el café, por disfrutar de lo soleado del día, en una terracita, esta vez sí, en el Paseo de las Delicias.   

Sin perder ritmo, volvimos otra vez a atocha, donde Silvia tenía prevista nuestra siguiente visita, el Museo Antropológico, que aunque no es de desmerecer, y el edificio merece la pena, no nos encandiló.  

Nuestro siguiente destino si nos alucino, ya que algo le había contado su hija a Silvia.  Vuelta a Atocha para coger la calle Ronda de Atocha hasta llegar a la plaza de Embajadores, donde se encontraba nuestro destino: “El Edifico de la antigua Fábrica de Tabacos de Embajadores”, catalogado como Bien de Interés Cultural.

Este edificio de 30.000 metros cuadrados, aloja un Centro Social Autogestionado de 9.200 metros cuadrados.  Este centro social formado por colectivos sociales y artísticos, impulsa la participación directa de los ciudadanos en la gestión del dominio público. Su función es la promoción de la libre circulación de saberes, espacios de autoformación y procesos de creación colaborativa con el fin de crear comunes, extender el dominio de lopúblico y abrir marcos para pensar y desarrollar crítica y nuevas prácticas.

http://www.latabacalera.net


Tabacalera ayer

Un inmenso espacio entre un caótico ordenado y destartalado pero organizado e impulsado por libre pensadores y jóvenes creadores con inquietudes.  Vanguardia de ocupaciones e indignaciones, tan necesarias en una revolución por los derechos de todos, fuera de obstáculos y burocracias.  Entre trajín, ir, venir y devenir de los jóvenes, se oía música en directo.   Curiosas entramos en una colosal habitación, que más parecía una plaza,  con una plataforma  escenario  al fondo, donde se encontraban ensayando.  A la izquierda un largo y ancho pasillo lleno de habitaciones con folios escritos a mano colgando indicando lo que allí se cocía.  ¡No es de extrañar que la movida joven e inquieta madrileña conociese bien este sitio!


Tabacalera hoy en vanguardia

Deslumbradas por este Madrid joven y desconocido, bajamos nuevamente, topándonos con la Casa Encendida, no  prevista en la ruta.  



Celebración en el ático de la Casa Encendida

La Casa Encendida https://www.lacasaencendida.es/ es un Centro Social y Cultural ubicado en un bonito edificio de finales del XIX, totalmente nuevo por dentro, que ofrece exposiciones de arte vanguardistas, cursos y talleres variopintos, cine y otras manifestaciones.  

Subimos a un increíble atico-terraza, con mejores vistas, donde aprovechamos para sentarnos, agotadas pero satisfechas.  Silvia todavía marchosa aprovechaba para sacar fotos a las vistas.  Vuelta a casa,  vuelta a Atocha, casi sin hablar, … No te olvides de mandarme las fotos - la decía -  que alguna pondré en el blog – y nos miramos sonrientes.





Silvia tomando una foto en el ático de la Casa Encendida
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;