¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
lunes, 5 de agosto de 2013

Tóxicas; mejor salir corriendo

Las personas tóxicas están en todas partes, y queramos o no, tenemos que aprender vivir con ellas, pero todo tiene un límite; vivir quizás si, pero convivir es otra cosa, ya que tu día a día puede llegar a ser insoportable.  Una lucha en la que estás perdida, ya que intentar cambiar a la persona tóxica o mejorar la relación se hacer casi un imposible,  por lo que te recomiendo que cuando más lejos estén de tu vida, mejor.  

Identificar a los/as tóxicos/as de tu vida tiene una serie de síntomas bastantes característicos:  
Emocionales: ¿Estas de mal humor después de estar con esta persona? ¿Te sientes vacío cuando estás con ellas? ¿Sientes alivio cuando te alejas de ella?
Comportamiento:
¿Deseas escapar físicamente?
¿A veces te dan ganas de agredirla físicamente?
¿Te trata diferente en público y en privado?
Físicos:
¿Te duele la cabeza cuando hablas con ella?
¿Tienes dificultades para respirar o sudas?
¿Sus modos te molestan o disgustan?
 Comunicación:
¿Temes ser tu mismo?
¿Habla dura o agresivamente contigo?
¿Tartamudeas o no te salen las palabras con ella?

Pero su grado de toxicidad podriamos compararlo entre los insectos y sepientes, por lo que habremos de diferenciar entre el grado de  toxicidad de un mosquito simple, si es que la  que contagia la malaria (por se mosquita) sería otra cosa, a de una víbora de la que lo mejor es salir corriendo.

Vacunas y Repelentes:
Como para los insectos y culebras, hay una serie de técnicas defensivas, extraídas del libro Relaciones Tóxicas, de Lillian Glass, que podemos resumirlas en cinco:

(1) Descargar la tensión:
Contén la respiración durante tres segundos mientras piensas en ese ser que te crea malestar.  Sopla (lo expulsas) con tus fuerzas, hasta que se te acabe el aire y, por tanto, la negatividad de esa persona.  Repite tres veces, luego aspira inmediatamente una gran bocanada de aire por la boca, llena tus pulmones y exhala normalmente.
Indicaciones: Úsalo cuando alguien te fastidia o te irrita, para ayudarte a pensar antes de reaccionar.

(2) El enfrentamiento directo:
Alguien te hace un comentario molesto mordaz.  Si no se te ocurre una respuesta inteligente dile de forma asertiva, pero con firmeza, como te sientes con lo que te ha dicho o hecho.  Es esencial que hables con un tono tranquilo.  
Indicaciones:  Para provocar en terceros respeto hacia ti, tanto en lo que dices como en lo que piensas y haces.

(3) Comprensión y amabilidad:
Necesitas muchas fuerza interior y compasión, estar tranquilo, usar tono amistoso y sonreír   ¿Como puedes conseguirlo? Precisamente recordando lo desgraciadas que deben estar esas personas tóxicas: qué vació y falta de amor debe sentir dentro.
Indicaciones: Utiliza este recurso para tratar a las personas que quieres (padres o amigos que resultan tóxicos).  Observarás que su tono se ablanda y su hostilidad deviene en sonrisa.

(4) La desconexión:
Visualiza tu desconexion de esa persona tóxica como si se trata de un fundido eléctrico.  Necesitas desprenderte de cualquier emoción respecto a ella, porque simplemente te produce daño y malestar, y, en cierta medida, te envenena.  Déjala ir sin más y no te preocupes sobre lo que le pueda pasar.  No decimos que le desees el mal, simplemente, que no estés pendiente de lo que le pase.  Solo sácala de tu vida.
Indicaciones:  Este repelente se debe reservar para tóxica, es decir, aquella ala que ya no puedes tratar más porque su veneno te salpica siempre.

(5) Lo que nunca debes hacer
Autodestruirte.  Nunca interiorices tu enfado hacia otra persona.  El alcohol, la comida, los tranquilizantes ... no son el camino para escapar del a gente que te maltrata.  Usar la violencia tampoco ayuda ni utilizar a otra persona inocente para intentar recuperar o manipular a alguien.

En el próximo capítulo aprenderemos a reconocer a estos insectos y serpientes.  Quizás de los insectos logres compensar sus picaduras, y algunos hasta se conviertan en mariposas, pero de  las serpientes no esperes mucho, ya que algunas pueden ser "casos perdidos" y mejor librarse de ellos que entrar en un infierno.

Fuente: Revista Prevenir - Edición nº 246
Imagen: Enlace  femeniname.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;