¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
lunes, 29 de abril de 2013 0 comentarios

El té placentero



Desde Augsburg en Alemania publico esta entrada que deje preparada el día antes de marcharme. 

Son las 7 de la tarde y los alemanes hace un rato que han comenzado a cenar,  pero yo estoy en una sala de hotel enfente de la catedral tomándome un te. El tiempo no nos está acompañando como debería ser en esta época en Alemania, por lo que este te negro de Ceylan me reconforta. 

Aqui os dejo con mi entrada y a la vuelta con mucho que contar. Me voy a la Ratkeller o bodega del ayuntamiento -restaurante muy tipico en toda Alemania donde hacen cerveza- a tomarme un buen codillo.

He aprovechado para sacar una foto a mi tetera de cristal que compre hace bastantes años en Alemania, mi favorita,  y que mantiene  el te caliente  gracias a un soporte con vela. También a otras tres teteras, una comprada en china, otra regalo de mis hijas y la más alta con gatos de mi amiga Cristina, pero tengo más, ya que me encantan. El te me reconforta tomarlo en los días fríos o desapacibles con música relajante  que me invita al descanso.

La bebida caliente por excelencia en España es el café, pero poco a poco el té va ganando adeptos, ya sea por que es una bebida más sana y suave, aun habiendo tés fuertes, y por que la teína es mucho menos excitante que la cafeína.  Las infusiones o Tés que podíamos encontrar en cafeterías eran muy reducidos, té negro, manzanilla, poleo y tila; pero ahora poco a poco cafeterías un poco más selectas y restaurantes ofrecen diferentes tipos de té de entre negro, rojo y verde.

El término español "té" no se deriva del chino mandarín estándarc`a, sino del dialecto chino amoy t`e (pronunciado "tai"). Los primeros contactos entre los comerciantes holandeses y los barcos chinos del puerto de Amoy, en la provincia china de Fujian, dieron origen al uso del té que pronto se convirtió en europeo.

De la Antigua China al resto del mundo
El té es la bebida más consumida en todo el mundo. Tras la infusión de té se esconde una fascinante historia. Según la leyenda china, el emperador Shen Nung (erudito y herbolario, que por razones de higiene sólo bebía agua hervida), descubrió las propiedades beneficiosas del té. Cuentan que un día del año 2737 a. C., cuando Shen Nung estaba descansando junto a un árbol de té silvestre, una ligera brisa agitó las ramas con tan buena fortuna que algunas hojas fueron a caer en el agua que estaba hirviendo. La infusión resultante le pareció deliciosamente refrescante y reconstituyente, y así fue como se "descubrióó el té.

 Las variedades son infinitas, ya que se pueden mezclar, y van desde afrutados, picantes, dulces, agrios y para todos los gustos y ocasiones.

Los principales tipos de te son: 
  • Negro
  • Blanco
  • Verde
  • Amarillo
  • Oolong
  • Rojo
  • Pakistaní aromatizado
  • Earl Grey
  • Rooibos

CÓMO PREPARAR UNA BUENA TAZA DE TÉ
  • Usar agua sin sabor, si el agua de grifo sabe mal, usar agua mineral.
  • Calentar el agua con un método “lento” (no microondas) hasta que esté a punto de hervir. El microondas no genera burbujitas de vapor de agua y no permite al té expresar todo su sabor.
  • Calentar la tetera con agua caliente y vaciarla posteriormente.
    Echar las hojas sueltas de té o hebras de té o con el filtro en la tetera. Se echa una cucharilla de té por cada taza más otra para la tetera.
  • Verter el agua cliente sobre las hojas, si el té es verde o blanco esperar antes un par de minutos para que se enfríe un poco el agua.
  • El té negro se debe infusionar a unos 90ºC durante 3 minutos y el verde a unos 70ºC durante 2 minutos.
  • Servir en una taza de porcelana o cerámica para que guarde mejor el calor.
  • El té verde se puede volver a reutilizar echando de nuevo agua caliente sobre él en un par de ocasiones sin que pierda sabor.
  • Se pueden utilizar las granzas de té usado para echarlas en las macetas como compost
En "Mi oasis" saborearé en cada entrada un té distinto, y os hablaré de él y además descubriremos un poco más de la ceremonia del té en China y Japon, la etiqueta del té inglesa en "the etiquette of an English Tea" y  de los tipos del té y sus cualidades con  historias en las que el té ha jugado un importante papel.  

martes, 23 de abril de 2013 1 comentarios

Consejos para hacer fortuna


Siempre me ha gustado ojear el final del libro, y aunque no soy una cotilla, si soy una curiosa nata.  Esta vez en vez de curiosear, decido leer de cabo a rabo el apéndice del “Libro de las Familias”, ya que es imposible que nos deje indiferentes con esta sugestiva frase: “Consejos para hacer fortuna”.

Antes de ponerme a escribiros este articulo haciéndoos participes de estos consejos, que más que fortuna son de “buen juicio”, he cotilleado (me habéis pillado)  en el buscador de google “consejos para hacer fortuna”. Casi todos te dan las claves para hacer dinero y conservarlo, alguno se pone en plan más espiritual y te ayuda con la meditación para ganar dinero, pero el que más me ha gustado, sin duda, es el de Feng Shui, ya que la fortuna no está en la riqueza sino en el equilibrio de las áreas centrales de nuestra vida: salud, riqueza y relaciones personales.  Como diría la canción: "Tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor"

Si os ha intrigado  y  queréis atraer a la diosa de la Fortuna  a través de Feng Shui solo tienes que cliquear este enlace: http://es.prmob.net/fengshui/riqueza/moneda-1406902.html

Sin duda, este libro es menos espiritual pero con los pies bien puestos en la tierra, por lo que os recomiendo que sepáis  “ser aconsejados”, que no lo digo yo, lo dice el libro: “Quien no sabe ser aconsejado, no puede ser socorrido, y además que, si no prestáis oido a la razón, no dejará de daros sobre los dedos”

Valgan por lo tanto estos consejos para vuestra buena fortuna en todo lo que sea menester, y sobre todo para ser juiciosos y no malgastar, ya que aunque parezca de sentido común, parece ser "este sentido" el menos común de los sentidos, haciendo mención a algunas de sus frases con sustancia o lecciones del buen hacer.

Trabajo:  La actividad es la madre de la prosperidad 


Amor al orden – que nada tiene que ver con “amor al prójimo” – Los grandes males suelen tener muchas veces su origen en los pequeños descuidos.


La economía en el complemento indispensable de amor al orden y al trabajo:  Es gran locura emplear el dinero en comprar un arrepentimiento.



Del modo de conducirse y de la religión: De entre las deudas, la mas sagrada es la del reconocimiento.


Consejos de Franklin: Que parece sacado de un “refranero” o “frases del día”



Este tal Franklin, que no he averiguado quién es, tendría ahora a reventar su twitter lleno de seguidores, retwitteado sus twitters por doquier.  Y es que el susodicho Franklin tiene mucha razón al decir “que puede dar un buen consejo pero no buena conducta.”

En cuanto a "la Reseña" lo dejaremos para otro momento, es decir para cuando vuelva de Munich, ¿podréis aguantar dos semanas?  Solo mencionar como introducción para dejaros en ascuas “sobre la formación y composición del hombre”.  ¡Y es que esta parte se las trae y tiene mucho, mucho jugo!

 Ir curioseando "la llave de la vida". y si no lo ves bien cliquea en la hoja del libro.  También puedes verlo más grande cliqueando en el blog dedicado al "Libro de las Familias":http://librodelasfamilias.blogspot.com.es/2013/04/consejos-para-hacer-fortuna.html
viernes, 19 de abril de 2013 1 comentarios

Avanzar - ¿TE ATREVES A SOÑAR?

Mirar hacía atrás no sirve para nada. Haya lo que hayas hecho hasta ahora, los remordimientos y los golpes de pecho son inútiles,  pues no harán que puedas  rebobinar tu vida y rehacer lo "no hecho", lo "perdido", lo "mal hecho".  Estancarnos en nuestra aburrida cotidianidad y nuestras insatisfacciones por miedo al cambio y lo que eso nos puede aventurar, es desperdiciar tu vida, encerrarte en un hondo agujero que no te deja ver la luz.  

¡Abre los ojos! ¡Sal de ese agujero! ¡Empieza a creer en ti y avanza! 

La edad no tiene límites, es tu espíritu el que ha puesto esos límites.  

No pierdas más el tiempo,y vive, vive de una vez ¡YA! 

Te invito a arriesgarte a realizar alguno de tus sueños, 
a ¡VIVIR INTENSAMENTE!






Subo a la calle
Ya casi arriba hay un hondo agujero
Me caigo dentro
Estoy extenuada y sin ayuda
No puedo hacer nada
Paso largo tiempo allí  metida hasta que finalmente puedo salir

 Subo la calle, la misma calle,
Ya casi arriba hay un hondo agujero
Hago como si no existiera
Me caigo dentro
No me puedo creer que haya caído nuevamente
Y nuevamente paso largo tiempo allí metida hasta que finalmente puedo salir

 Subo la misma calle
Ya casi arriba hay un hondo agujero
Veo que allí sigue
Me he acostumbrado a él.
Me caigo dentro.
Mis ojos están abiertos
Se donde estoy.
Pero esta vez puedo hacer algo
Salgo inmediatamente del agujero.
  
Subo la misma calle,
Ya casi arriba hay un hondo agujero
Rodeo el agujero
Sigo por otra calle.
miércoles, 17 de abril de 2013 0 comentarios

Guirnalda de primavera. Decora decora, ...... tu vida con un poco de primavera.

Et voila ... 
¡Ya puedes colgar "tu primavera"!

¡Por fin ha llegado la primavera a Madrid!  Después de un invierno, quizás no tan crudo, pero si bastante gris y lluvioso,  brilla el sol a raudales y los huesos agradecen este calorcito de  22-24 grados.  Mañana me lo cojo libre, pues mi amiga y perfecta guía Silvia me tiene preparada una muy atrayente ruta por Madrid, que la semana que viene no os podréis perder en mi blog; y  es que a una Madrileña de Chamberí de toda la vida todavía le quedan muchas cosas por ver y descubrir en esta preciosa ciudad.  

Y hablando de primavera y calorcito, es tiempo de comprar plantas y llenar la casa de flores, ¡al menos anímate a comprar alguna macetita!, ya que decora tus sentidos, primero el visual y luego el olfativo, .... pero no nos olvidemos del más importante, el espiritual.

Si quieres ir un poco más allá de una simple macetita, una guirnalda primaveral es algo bastante sencillo.  Aunque no seas muy mañosa, esta corona no tiene secretos y es muy, muy fácil de hacer, e incluso puedes poner mucho de tu creatividad combinando lo que te encuentres. 

  • La corona y el alambre los puedes comprar   en tiendas de  plantas, establecimientos de jardinería o almacenes de bricolaje.
  • Una vueltecita por el campo más cercano o una excursión por la montaña son la escusa perfecta. 
  • Aprovechando el paseo coges unas ramas por aquí, unas flores por allá, ¡anda! un poco de musgo.  Que si encuentras piñas, mejor, ya que las puedes poner en vez del huevo de codorniz, o las dos cosas. ¡Todo lo que se te pase por la imaginación dando el paseo!
  • Vuelta a casa y  ¡manos a la obra!


¡Cuélgalo en la entrada de la puerta de tu casa, como centro de mesa con vela o no en medio, o donde quieras!


Una corona de paja, musgo, ramas parecidas a la de arándano o colgantes, ramas con flores, ramas de abedul u otras que te gusten, huevos de codorniz, pegamento de fijación fuerte, alambre verde, unos alicates para alambre y tijeras de podar.



Envuelve la corona de paja con musgo fijándolo rodeándola con el alambre 


Con las ramas tipo arándano o colgantes ve atando su tallo con el alambre.  




Corta y perfila las ramas de flores con tijeras de podar y distribuye homogéneamente en la corona sujetándola con el alambre. Asegúrate de orientar la flor en la parte superior. Luego enlaza las ramas de abedul como te guste, teniendo cuidado de que conserve la forma de la corona.
 
Una vez vaciados* los huevos de codorniz distribúyelos a tu gusto con pegamento de fijación fuerte.

Con la cinta que más te guste o a juego, podrás colgar esta primaveral guirnalda. Asegúrate de que la banda no pise los huevos de codorniz.


*Vaciar huevos de codorniz:  Se pincha con un alfiler  las dos puntas del huevo con cuidado  . Sopla por uno de los agujeritos para sacar su contenido (cuesta un poquito)

Fuente e Inspiración: Wohnen&Garten 
                                               Fotos: Mein schönes Land/Alexandra Ichters

lunes, 15 de abril de 2013 0 comentarios

Una infanta de España al estrado - María Josefa de Borbón



Si quieren darme ustedes algún protagonismo conózcanme como Infanta de España,  María Josefa Carmela de Borbón y Sajonía, tratándome de su Alteza Real la Infanta Doña María Josefa, o Princesa de Nápoles y Sicilia, como Uds. prefieran, pero la verdad es que pasé por este mundo sin bombo ni platillo. 

Nací en Gaeta una pequeña ciudad costera de Italia,  perteneciente hoy a la provincia de la Latina, pero entonces dentro del Reino de Nápoles, el 6 de julio de 1744 y fallecí soltera y sin descendencia, muy a mi pesar, con cincuenta y muchos en Madrid, pocos días antes de la llegada de las primeras nieves.

Me llamaron María Josefa por mi abuela materna, María Josefa de Austria. Mi padre,  Rey entonces de  Nápoles y Sicilia, estaba casado con María Amalia de Sajonia, siendo la cuarta de sus hijos, pero la única que sobreviví a mi primeros tres hermanos, que no llegaron a cumplir los 5 años; de hecho  mi hermana mayor María Isabel murió cuando yo apenas contaba un año.


Tengo bellos recuerdos mi niñez y de nuestros veranos en el palacio de Capodimonte, donde se representó mi opera favorita “Dido abandonada“ de Niccolò Piccinni, que no del famoso Puccini, un siglo posterior.

 Y allí me hubiese quedado muy a gusto cuando muy a mi pesar se murió sin descendencia mi medio tío Fernando VI .  

Dejamos con gran tristeza mi amado Nápoles, cuyo reino quedó en manos de mi hermano Fernando.


Ya convertida en  Infanta de España, nos instalamos en España en el otoño de 1759, cumplidos  los quince años, y allí empezaron mis pesares y desgracias, pues un año después murió mi amada madre, que Dios tenga en su gloria. Para mi padre nunca hubo mujer igual, por lo que aún habiéndose quedado viudo joven, no se volvió a casar.

Al poco tiempo de llegar pretendieron  casarme con mi tío  Luis de Borbón, pero  descabellada idea no se llevo a cabo, y no me preguntéis por qué.

Tiépolo, conocido pintor veneciano, me pintó un poco antes de cumplir los 20 años, pero las calumniosas lenguas dicen que fue un retrato ennoblecido e idealizado , pues no puede ser otra cosa que envidia al verme yo fielmente representada, con porte y cara como eran, hermosos, o así me lo decían.

Poco después, fui propuesta en matrimonio con el Gran Duque de Toscana, que llego a ser  Emperador de Austria, pero tuve la maldita suerte de que en nuestra solemne presentación conociera a mi hasta entonces bien querida hermana  Infanta María Luisa.  Desde ese momento ya no tuvo ojos más que para ella, por lo que los desposorios al final fueron para María Luisa, quedándome yo compuesta y sin novio.

Me quisieron casar tres años después con el tullido viudo Luis XV, que ya contaba con 58 años, cuya mujer María Leszczynska había muerto pocos meses antes. Dicen que me rechazó por mi juventud, si llaman juventud a una solterona desdeñada de 24 años ya bien cumplidos, pero vox populi fue  que era una excusa y que mis gracias no le gustaron.  Tal prestigio me dejó vistiendo santos por el resto de mis días, viviendo primero a costa de mi padre y luego de mi hermano Carlos IV. Lo peor fue soportar a mi insufrible y presuntuosa cuñada,  María Luisa de Parma, nieta de Luis XV, pero no me quedó otra alternativa que aguantar sus ínfulas, agravios y desvergüenzas.

Escasamente dos años antes de morir  fue cuando fui retratada por el gran pintor de la Corte  Francisco de Goya, cuyo cuadro familiar preside  esta sala.  En mayo de 1800 se nos convoco a la familia en el Palacio de Aranjuez para ser pintados por Goya, pero cada uno fue retratado independientemente, para luego trasladarlo al cuadro familiar. Yo toda orgullosa ostentaba mis mejores galas, con la banda de la orden de Damas Nobles de la reina María Luisa, y sobre el pecho el borrón negro y lazo de la insignia de la Orden de Damas nobles del Imperio austríaco o Cruz Estrellada, que sólo recibían las damas de la familia real española. En la cabeza lucía un tocado, a modo de turbante con una pluma de ave del Paraíso, y  adornada con ricos pendientes de diamantes, En el cuadro familiar el pintor me ubicó al fondo a la izquierda y él situado detrás, no importándome mi ya poca importancia. Sí que estuve contenta de cómo  supo dignificar mi porte e intensidad por el  cuidado de mis expresiones faciales, consiguiendo este aragonés delinear mis facciones de manera delicada y precisa.



Pasé a mejor vida sin pena ni gloria con 57 años  en el Palacio Real de Madrid, por muerte natural. Ya en mi tumba cinco años después de haber sido enterrada, me enteré de que mi hermano Carlos había perdido el trono de España y tuvo que marchar al exilio en 1808. De las desgracias y espantos acaecidos tiempos después no se me de vela en este entierro pues ya ni podrida estaba sino era puro huesos.  Dos siglos después se especuló con que mi muerte fue causada por un melanoma que tenía en mi sien derecha, que bien podéis ver en este retrato, ya que un avispado doctor viendo  dicha mancha llego a esa conclusión.  Afortunadamente, poco después, el susodicho avispado se dio cuenta de que era una manía del Sr. Goya, ya que de lo contrario muchas de las retratadas por Goya hubieran  muerto poco después, y pronto se hubiera corrido la voz de que era pintor de futuras muertas.    Pedí ser sepultada en el convento de Santa Teresa de Madrid, de las monjas Carmelitas, a las que mucho favorecí en  vida a falta de otro quehacer. Pero 76 años después me desvelaron y quebrantaron mis huesos para trasladarme al Panteón de Infantes de El Escorial.

Si de algo se me acusa es de aguantar a mi insufrible  cuñada María Luisa y a mis malcriados sobrinos.  Malcriados y desvergonzados seguro, pero sobrinos en algunos lo dudo. De mi blandengue hermano poco puedo decir, aparte de que fue pelele y títere  en manos de su insidiosa mujer, además de cornudo reiterado a sabiendas. 

¡Nada fui a los ojos de mi familia, pero sí víctima de mis desventuras, privándoseme primero de mi querido Nápoles y poco después de mi amada madre, desdeñada a favor de  mi hermana menor, despojada de mis deseados hijos y condenada a la soltería y amargura, así que háganme el favor de mantenerme fuera de este entuerto!

En el blog "La mirada de Goya" podrás ver representados a cada uno de sus personajes y se contarán muchas más historias de esos tiempos.  Los personajes conocerán, visitarán, oirán, hablarán, verán, ..... otros personajes, otros lugares, .... Música, arte, libros, ... y mucho más. http://lamiradadegoya.blogspot.com.es/

Basado en hechos, personajes y lugares reales, retratados por Goya en el cuadro "La Familia de Carlos IV",  pero con un poco o  quizás un mucho de imaginación e invención. 
domingo, 14 de abril de 2013 1 comentarios

Via verde del Serpis entre Lorcha y Villalonga de Serpis


La via verde del Serpis dese Lorcha a Villalonga

Desde Lorcha hasta Villalonge de Serpis, uno de los tramos mas bonitos de la vía verde del antiguo tren de Gandía-Alcoy. Ideal para un día ida y vuelta

Vista panorámica en el tramo inicial

Teníamos muchas ganas de hacer alguna bonita y agradable ruta cerca de nuestra casita junto a La Granadella de Javea, así que nos pusimos a buscar y nos encontramos con esta ruta.


Se trata de un tramo de la via verde del Serpis que se supone que discurre a lo largo de la antigua via de tren que durante el XIX-XX discurría desde Gandía hasta Alcoy.  

Para dedicarle un solo día decidimos seleccionar el tramo en función de los comentarios que encontramos, y ciertamente acertamos cuando decidimos hacer el tramo de Lorcha (L’Ortxa) a Villalonga de Serpis. Este tramo sí que discurre la mayor parte por esa vía, aunque algunos tramos se han perdidos(sobre todo los puentes).
Pero empecemos por el principio, que también tuvo su gracia.

Para iniciar el viaje desde Lorcha, antes montamos las bicis en el coche y desde nuestra casa junto a Jávea, miramos las posibilidades para llegar y lo cierto es que la CV-700 va casi directa, así que le dijimos al GPS que nos diera el camino a Lorcha por la CV-700, y para allá nos fuimos, tras pasar por Pego y seguir unos Km por el valle de la Gallinera teníamos que tomar a la derecha pero por mucha atención que pusimos no encontramos la desviación  pero tras volver y mirar con mas atención resultó que la salida no era una carretera sino un camino ó pista ó similar. Estaba bien hormigonado, y aunque no parecía una salida muy practicada, ya que estábamos allí y nos habíamos retrasado un poco, no era cuestión de dar un rodeo que nos requería al menos 20km mas, así que decidimos seguir.

Pero lo que no nos esperábamos es que al poco de salir de la carretera y cruzar la zona del riachuelo que pasa al lado, la pista se estrecha y empieza a picar hacia arriba cda vez mas. Pensando que sería un pequeño tramo seguimos a ver cómo evolucionaba, pero a partir de ese momento la cosa se puso cada vez peor, con una pista de hormigón de 3 ó 4 m, con pendientes superiores al 20% (en el Wikiloc da un 20% de media en todo el tramo), sin posibilidad para parar, ni para dar la vuelta, ni para hacer nada, con una caída al borde sin quitamiedos ni protecciones, pero seguimos sin parar porque la  impresión era que si parábamos se nos podía ir el coche hacia abajo…

¡VAYA CURVAS, VAYA PENDIENTES, Y VAYA SUSTO… CON UN DESNIVEL SIN SEPARACIÓN QUE DABA VÉRTIGO…!

Bueno, finalmente llegamos arriba y dejó de ser tan empinado, pero seguimos por una pista con bastantes baches y desniveles y con las bicis que iban arriba del coche pegando en algunas ramas de los pinos. Realmente una experiencia pero para no repetir… Para la vuelta preguntamos y nos enviaban por una ruta similar y como no estábamos seguros de que no nos enviaran por el mismo sitio, decidimos volver por un camino seguro, yendo primero hacia el norte y dando un buen rodeo, pero pasando por la autovía de Gandía a L’ Ollería.

Ya estamos en Lorcha

Aún con el susto en el cuerpo llegamos a Lorcha, no sin pasar otro tramo de descenso difícil y bacheado, pero manejable.

Puente donde desviarse para acceder a la ruta 
En Lorcha dejamos el coche en el centro del pueblo, porque no sabíamos cómo era de accesible la ruta con el coche. 
Desde ahí bajamos con las bicis siguiendo por la misma carretera por la que habíamos llegado que corre junto un pequeño rio hasta llegar a la zona mas baja. 
Allí la carretera cruza el río Serpis, y nada mas pasar el puente giramos a la derecha, para subir hacia la zona donde existen unas antiguas instalaciones industriales de la época del XIX-XX, las cuales han sido restauradas ó reconvertidas recientemente, aunque cuando nosotros llegamos estaban cerradas, y pensábamos que esa era la zona de la salida de la ruta, sin embargo tras dar un par de vueltas decidimos subir algo mas en dirección al castillo en ruinas que se ve en lo alto de un pequeño risco junto a la montaña.

Tras subir un poco y dar un par de curvas se llega a la zona de la antigua estación de tren donde empezar nuestra ruta. Cuando llegamos nos damos cuenta de que habría sido mas cómodo llegar hasta aquí con el coche, sin embargo de esta manera tuvimos la oportunidad de perdernos y callejear por el pueblo que también tiene su gracia, y en este proceso constatar la “nula” señalización de la ruta tanto en el pueblo como en la llegada(ó al menos nosotros no la vimos):
¡UNA PENA PORQUE LA RUTA ES UNA PRECIOSIDAD!

Y empezamos la ruta

Finalmente iniciamos la ruta que comienza en la parte en la que el valle se abre y se dirige a la zona encañonada por una pista ancha(por la antigua via pero mas ancho) y bien preparada con una ligera pendiente hacia abajo, y eso sí, con una gran cantidad de piedras de tamaño reducido como las del balasto de las vías, que hacen que el camino se haga un poco incómodo y hay que buscar las zonas del camino con menos piedras.

Pronto el valle se cierra y el camino se junta con el río, que discurren en paralelo durante el resto de la ruta, con laterales abruptos y en muchas zonas sin mas espacio entre las paredes que el que usan el río y la pista para discurrir.


La primera presa poco despuñes del túnel inicial
El tramo inicial baja por el lado izquierdo del río y en algunas partes excavado en la roca con altas paredes laterales. A medida que nos acercamos al río, que suele tener un buen caudal (cuando nosotros lo hicimos era Diciembre de 2012 y estaba muy bonito), La vegetación es muy variada y en algunos momentos espesa. 

Relativamente pronto nos acercamos al primer túnel que acorta una de las curvas pronunciadas del río, para volver a salir del túnel y encontrarnos aún mas encajonados, poco mas adelante tenemos la primera sorpresa con una de las bonitas presas que nos encontraremos, pero que si uno se descuida se la pierde puesto que está un tanto oculta y se encuentra mejor mirando hacia atrás.



Los puentes


Poco después es necesario abandonar la antigua via puesto que los puentes metálicos fueron retirados, y hay que cruzar el río por otro puente mucho menos pìntoresco, pero  igualmente práctico y mas cercano al agua. 

A propósito de los puentes, resulta pintoresco que (por lo que nos dijo un vecino en Villalonga)  la antigua compañía dueña de las infraestructuras, ofreció a los pueblos los puentes por un cierto precio, pero se decidió no comprarlos, y se la compañía se los llevó para usarlos como chatarra. Es una pena, pero hay que pensar que eran otros tiempos en los que las prioridades de la gente eran otras (principalmente subsistir). 


De toda la vía Alcoy-Gandía solamente queda en pie el puente que de Gandía cercano al cementerio, y que cruzamos otro día, pero esa es otra historia.



Bonita paisaje en unos de los antiguos puentes
Unos 200-300m tras dejar la vía, cruzamos este puente que nos permite cruzar el río, lugar en el que se encuentran algunos edificios antiguos que parecen ser de una antigua central eléctrica. Un poco mas tarde nos volvemos a incorporar a la antigua vía, justo donde cruzaba el antiguo puente del que quedan los pilares y que hace un bonito efecto en el paisaje.

A partir de este punto las vistas y el camino se hace incluso mas llamativo y curioso, con varios túneles en la roca de diversa longitud, aunque todos aquéllos de una cierta longitud disponen de pequeños agujeros que permiten circular sin necesidad de luz, pero eso sí, con bastante cuidado.



Presa entre los túneles
Entre estos túneles nos encontramos una preciosa presa muy amplia que genera efecto precioso, también a la salida de uno de los túneles la vía discurre un corto trecho elevado sobre muros que generan una pequeña desazón, porque no existe ninguna protección frente a una posible caída, peroel efecto es totalmente subjetivo porque no el riesgo es mínimo.
Una caída de agua al otro lado del río

Lo cierto es que en estos tramos entre túneles, puentes y espectaculares vistas combinadas con un entrono natural verde cada 100m te están dando ganas de parar para disfrutar del entorno, pero claro, hay que llegar, así que seguimos...

Finalmente llegamos a una bifurcación en la que parece que el camino que sigue junto al río tiene peor aspecto, sin embargo nosotros preferíamos seguir por el río así que lo intentamos hasta que el camino se estrecha para finalmente terminar sin posibilidad de continuar, a pesar de que parecíamos seguir por la antigua vía. 

Bueno, pues media vuelta y hasta la bifurcación (eran solo unos 100m).

Lo malo es que este camino se empina rápidamente, pero como en la zona sí que había casas y afortunadamente un holandés jugando a baloncesto, le preguntamos por la continuación,... (no es la primera vez que observamos que estos sitios tan pintorescos están en muchos casos colonizados por los nórdicos). Muy amablemente nos explicó que el puente que cruzaba no existe, y que no se podía cruzar, pero que algunas personas cruzan el río por unos tubos de amplio diámetro, así que bajamos al río por otro camino que bajaba directo, sin embargo el acceso era difícil, y realmente sería una locura jugarse el tipo cruzando con las bicis de esa manera... Asó que de nuevo media vuelta y otra vez con una fuerte pendiente. 

Parece que los tubos pueden servir para cruzar, pero con bicicletas resulta mas difícil, y en cualquier caso arriesgado (también en Villalonga nos comentaron que hay personas que cruzan por allí). 


¡Una pena no poder seguir por la vía...!

Bueno, finalmente tuvimos que seguir subiendo, y al llegar a la bifurcación que hay en lo alto, girar a la izquierda para pasar por una cantera, y tras la cantera seguir hacia abajo ya sin apenas novedades hasta Villalonga de Serpis.

Al llegar a Villalonga unas vueltas por el centro del pueblo que siempre es una actividad que nos satisface y nos da algo (quizás nos hace revivir aquéllos tiempos en que nos pasábamos la vida callejeando por el pueblo con las bicicletas: !!qué tiempos!!). 

En cualquier caso, qué agradable reconocer los sitios con la bici: te puedes meter en cualquier sitio hasta la cocina casi sin pensarlo, en poco tiempo y sin esfuerzo.


Preguntamos por un sitio para comer y nos metimos en una tasca realmente barato pero una tintorera excelente que nos supo a gloria. 
Volviendo cerca de la estación



Tras la comida el camino de vuelta. La subida a la cantera volvió a ser dura, sobre todo tras la comida, pero con la gratificación que siempre aporta el esfuerzo físico intenso, y sobre todo la bajada siguiente resultó muuuuy divertida. 

En el camino de vuelta  ya empezaba a oscurecer y no paramos apenas. La temperatura también había bajado bastante, y no apetecía tanto parar, y aún así llegamos a la zona de la estación casi anochecido.

Vista del castillo al atardecer desde la ruta
En Lorcha buscamos un bareto por el pueblo (queríamos algo en el centro, pero tuvimos que irnos un poco fuera porque en el centro no encontramos nada que nos resultara cómodo). Y tras la cerveza y la clara de limón de rigor (!!cómo entran después de cansarse!!)... Intentamos que nos den un camino de vuelta corto pero mejor que el de venir, pero como parece que nos quieren enviar por el camino imposible de la ida ( !!y de noche y hacia abajo!!), nos volvemos dando una buena vuelta, cogiendo por la autovía de L'Ollería, mas largo pero mas tranquilos.

Nos volvemos con una enorme satisfacción por haber hecho una ruta preciosa, casi desconocida (al menos para nosotros), cómoda pero animada y gratificante, y en la que hemos disfrutado un montón: y todo esto en pleno diciembre.



¡UNA MARAVILLA!
jueves, 11 de abril de 2013 0 comentarios

Albóndigas con carne o almóndigas. ALMÓNDIGAS en 1866


Si en 1866 alguien hubiese dicho que había albóndigas de comer  habría mirado extrañado y corregido: “Almondiga, dirás” - ya que en el libro de las familias viene bien claro: ALMONDIGA, por lo que deduzco que en esa época se le llamaba normalmente con "m" y no con "b".
Hoy en día es al revés, si dices almóndiga, te corregirían echándote la miradita de inculta o paleta. De hecho, mi corrector de Word me dice que está mal y me la subraya en rojo, pero da albóndiga por correcta. 
Para salir de dudas hemos ido a la RAE y curiosamente las dos voces están aceptadas en el Diccionario de la Lengua Española. Albóndiga son cada una de las bolas que se hacen de carne o pescado picado menudamente y trabado con ralladuras de pan, huevos batidos y especias, y que se comen guisadas o fritas. Y almóndiga remite a esta palabra.

almóndiga.
1. f. albóndiga.
albóndiga.
(Del ár. hisp. albúnduqa, este del ár. clás. bunduqah, y este del gr. [κάρυον] ποντικόν ‘[nuez] póntica’ ).
1.  f. Cada una de las bolas que se hacen de carne o pescado picado menudamente y trabado con ralladuras de pan, huevos batidos y especias, y que se comen guisadas o fritas.

Pero en el  Libro de las Familias de 1866 viene bien claro: ALMONDIGAS CON CARNE 


 Comensales

  • 4-6 personas – según glotonería
  • Tiempo de prepración: 30 minutos
  • No aptos para personas con problemas con ajo - ¡ligeramente fuertecito!

 Ingredientes

  • 500 gramos carne picada ternera o mezcla ternera y cerdo
  • 1 cebolla pequeña
  • 4 dientes de ajo o a gusto
  • Perejil
  • 1 huevo
  • Tocino a gusto.
  • Manteca – o también aceite de oliva –
  • Especias a gusto – hierbas provenzales -
  • 2 vasos de agua
  • Sal




Preparación:
Colocar la carne picada en un bol. Picamos ajo,cebolla – trozos muy pequeños. Perejil a gusto muy picadito. El tocino picar en robot o picadora.  O también, todo lo anterior junto (incluso carne) en picadora. Mezclar  todo bien. Se añade la sal, las especias y el huevo batido, dejándolo reposar 15 minutos.  Se fríen en manteca, si se quiere seguir la receta de 1866, sino, aceite de oliva. Amasar las almóndigas y fréir en la manteca, hasta que queden doradas.  Ir preparando mientras se fríen la salsa de ajo y perejil.  Se sofríen los ajitos bien picados y una vez doraditos se le echa 2 vasos de agua y perejil a gusto. Cuando estén fritas las almóndigas se echan sobre esta salsa y se dejan cocer aproximadamente 20 minutos a fuego lento. Optativo: Pasar la salsa por pasapurés o batirla antes de servir.

Impresiones y recomendaciones:

  • Esta muy rica y bastante jugosa, creo que sobre todo el tocino le da un buen toque, aparte de calórico, de sabor. Plato fuerte  por el ajo sobre todo, por lo que se pone a gusto. 
  • Cuidadito con el perejil, más vale poco que mucho. 

Si quieres ver un poco más sobre el Libro de las Familias con más imágenes echa un vistazo a : http://librodelasfamilias.blogspot.com.es/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;