¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
viernes, 27 de junio de 2014

Ruta de Portugal, ciudad y mar en una semana

ruta portugal en una semana viva40mas
Playa del Guincho y mis chicas saltarinas

La decisión de la  ruta por Portugal empezando en Madrid y  pasando por Lisboa en unas vacaciones que por trabajo no debían superar mucho más de la semana -¡no está el horno para bollos! -  me sedujo por cercanía y por lo poco que conocíamos este maravilloso país, y las expectativas no me defraudaron dejándonos con muy buen sabor de boca  y con ganas de hacer otra escapada cuando podamos.

Organice la ruta escasamente un mes antes de la salida, pero no hubiera salido mejor si lo hubiera planificado mucho antes.

ruta portugal en una semana viva40mas


5 AGOSTO: MADRID-EVORA

Poco más de tres horas por la carretera de Extremadura  hasta que llegamos a  Elvas en la zona de Alentejo, después de pasar cerca de Badajoz, ciudad fortificada  a solo 8 km. de la frontera,  donde comimos y deambulamos por las callejuelas de esta blanca ciudad muy de merecer.

Nuestro alojamiento estaba 10 kms. antes de llegar a Evora: El Convento de San Paulo en Redondo (Evora)sin duda el  mejor hotel (4 estrellas) en el que hemos estado en Portugal en calidad y precio (60 € habitación doble incluido desayuno).  Este convento del siglo XII reformado, rodeado de jardines y dos piscinas, en las que nos pegamos un buen baño (en las dos), nos pareció precioso.  Este hotel museo transcurre entre pasillos decorados de impresionantes azulejos de la época de Jose I que van a dar a las antiguas celdas de los monjes, ahora habitaciones,  por lo que no me extraña que digan que hay unos 56 mil azulejos.

Recorriendo pasillos nos topamos con la capilla del hotel convento

Nuestra cena en el pueblo más cercano de Redondo nos dejo increíblemente  sorprendidos  con sus fiesta das Ruas Floridas, al estar todas sus calles engalanadas de millones de papeles multicolores y diferentes temáticas.  Desde fondos marinos, a selvas tropicales, pasando por los Pitufos y por el mundo Disney, y  presentándonos escenarios  de otros países.

ruta portugal en una semana viva40mas


6 AGOSTO – EVORA-LISBOA

En la luminosa ciudad  Evora deambulamos por sus calles laberínticas, fuentes renacentistas, patios moriscos, Catedral Gótica, miradores, …, todo ello finalmente guarnecido con  un “Balcalhau à Brás en el Restaurante  Dom Joaquim -  con entrantes diversos, que en Portugal te los ponen siempre,  pero los pagas, así que si no los queréis decir que se los lleven.  Advierto  que España es el único país de Europa donde comemos sobre las 2, incluso pasadas las 3,  pero en Portugal se almuerza sobre la 1.

Como íbamos en coche y necesitábamos parking gratuito, decidimos alojarnos no muy lejos de Lisboa pero a tiro de piedra de los sitios más interesantes, y nuestra elección fue muy  acertada:  Hotel Lagoas Park

Esa misma tarde decidimos irnos por la playa de Cascais y disfrutar de la playa del Guincho, donde cenamos en un renombrado restaurante quizás demasiado caro, pero con una estupenda carta de pescados.


7 y 8 AGOSTO – VISITA LISBOA

Aparcamos en la Estación de Belém, con doble intención,ver este precioso barrio y luego ir en transporte público al centro.  De obligada visita el Monasterio de los Jerónimos y su iglesia y la Torre de Belém. 

ruta portugal en una semana viva40mas
Las tres gracias en la Torre de Belém

Aconsejo que os saquéis  la Tarjeta 7 colinas para el transporte en Lisboa y sus alrededores, merece la pena.  

ruta portugal en una semana viva40mas

Consejos para tu visita a Lisboa:
No cojas el tranvía turístico sino el  tranvía número 28, incluido en la tarjeta 7 colinas, en agosto muy a tope, que hace un recorrido parecido - por los barrios de Chiado, Baixa, Alfama y Graça. Puedes usar este tranvía para subir y bajar donde quieras en el recorrido por la Lisboa antigua.

Después una comida ligera en una terraza de la preciosa plaza del Comercio, nos acercamos a la Plaza Figueira donde cogimos el tranvía 28 que nos llevo a las puertas del Castillo de San Jorgue, en el lugar denominado Largo das Portas do Sol, con unas estupendas vistas a Lisboa y el Tajo, en cuyo pie se extienden dos barrios antiguos y pintorescos: La Mouraria y La Alfama.  Bajamos nuevamente desde el Castillo andando por La Alfama, un antiguo barrio de pescadores en sus laberínticas calles angostas y encantadoras y ruinosas casas que despiden un sabor autentico de antaño.

Un paseo por el paseo marítimo  de la ciudad hasta llegar otra vez a la Plaza del Comercio, donde disfrutamos de unos riquísimos helados sentados nuevamente en otra terraza.

Tres plazas de obligada visita muy cerca unas de otras: De la Plaza Figueira sale la alegante calle peatonal Rua Augusta que, a través de un Arco de Triunfo, adentra en la Plaza del Comercio.  Dos otras calles gremiales que cruzan la rua Augusta: La Rua Aurea y la Rua da Prata.

Vuelta al hotel, aventurándonos más tarde en su playa  en un restaurante con vistas con vistas  a la Playa de Oerias, con mejor servicio que comida.

Al día siguiente no paramos de subirnos y bajarnos del tranvía 28, y desde la Plaza de Comercio con el 28 subimos al Mirador da Graça, con las mejores vistas de la ciudad, en cuya zona después del refrigerio ya abierto el apetito, descubrimos un típico y antiguo restaurante, donde decidimos parar a comer de menú.  Bajada con el 28 al  barrio por el barrio de Chiado y Baixas si pararnos, continuando por el Barrio Alto, y  vuelta en el mismo 28: La mejor manera de ver Lisboa sin caminar.

ruta portugal en una semana viva40mas
                                                        Vistas de Lisboa del Mirador de Graca

Después de una buena ducha en el hotel, una vuelta en coche por todo el paseo marítimo desde Oerias por toda la playa de Estoril y  Cascais.  En la villa costera de Cascais, zona de veraneo de aristocratas y fortunas, disfrutamos de  una agradable cena italiana (apetecía pizza después de tanto pescado) con una brisa fresquita  en una de sus callejuelas centrales que desembocan al mar. 

9 AGOSTO – DE SINTRA AL  MAR ATLÁNTICO

Sintra esta en la sierra de Lisboa cuyo entorno es un lugar mágico donde sus palacios se camuflan en la naturaleza.  Era un sábado de agosto, por lo que os podéis imaginar lo concurrido de la zona, pero aun así merece la pena.  Visitamos el Palacio de la Vila, en el pueblo, y después de callejear decidimos refrescarnos en uno de los muchos restaurantes que había menú (buena elección). Deseando una siesta,  subimos al palacio de Pena (de obligada visita), sueño del rey artista D Fernando de Saxe-Coburgo Gotha, y su parque de amor y exotismo.  Por el camino fuimos divisando otros palacetes, pero muertos de calor y ya agotados, decidimos que era hora de refrescarse con la brisa del Atlántico, por lo que nos fuimos al Cabo de la Roca,  el punto más occidental del continente europeo, con una panorámica increíble sobre el mar.

ruta portugal en una semana viva40mas
Vistas desde del Palacio de la Vila

10 AGOSTO  - LISBOA - RIA DE AVEIRO

No podíamos marcharnos de Lisboa sin antes visitar el Palacio Nacional de Queluz, palacio barroco residencia real del siglo XVIII, con impresionantes jardines.

De allí cogimos la autovía del litoral dirección norte deseando llegar a la Pousada en Murtosa para disfrutar de los 3 merecidos días de descanso entre la ria y el mar (cogimos un paquete de más de 3 noches, por lo que el precio no salio muy bien).

ruta portugal en una semana viva40mas
vistas desde la terraza de la Pousada

Esta Pousada se encuentra en el istmo que une Murtosa a las playas de Säo Jacinto, con un paisaje con vistas  a la ría de sorprendente belleza y muy poco turística.  Un bañito a la piscina gozando de unas mágnificas vistas de “moliceiros” (barquito pesquero típico de esta zona),  gaviotas y otros pajaros, peces saltando, avisando nuevamente tierra al otro lado del margen de Aveiro.  Pasear por la costa de la ría por las mañanas con la bajada de la marea  era un auténtico placer donde locales y curiosos rastreaban la arena en busca de navajas y marisco, llena por doquier de conchas.  

ruta portugal en una semana viva40mas
barca típica "moliceiros"

La ciudad de Aveiro, sin desmerecer, no merece la pena, pero el pueblecito más cercano a la Pousada en pleno mar Atlántico, Torreira,  tenía un peculiar encanto por su autenticidad y sencillez, donde disfrutamos de sus playas agitadas en la que no nos pudimos bañar por lo encrespado de su mar.

13 AGOSTO – AVEIRO - MADRID
Con pocas ganas volvimos a Madrid, solo haciendo una parada para comer algo, ya que al día siguiente tocaba trabajar, dejando atrás un país en el que te sientes como en España, eso si hablando en portugués, pero con un poco de esfuerzo y colaboración nos entendíamos la mar de bien. 

¡Me he quedado con ganas de más!  ¡Quien sabe si este verano hago otra escapada a la zona Alentejo y sus famosas playas!


Consejos:

Alargar el viaje: A la ida, las playas de Alentejo son impresionantes. Subiendo después de Lisboa, la magnífica ciudad de Coimbra, y más  al norte después de Aveiro esta Oporto, una de las ciudades más bonitas de Portugal, que visitamos  hace unos 9 años bajando de Galicia. Pegada a la frontera, ya en España, al volver,  tenemos otro precioso pueblo, Ciudad Rodrigo con un parador en el que merece la pena tomarse un café solo por verlo.

En Lisboa: 
El ferry desde Cais do Sodre a Cacilhas es la forma barata de conseguir unas estupendas vistas de Lisboa desde el Tajo. También es bonito como ferry nocturno y permite ver la ciudad antigua iluminada.
Otra vista aerea deslumbrante se consigue desde las almenas del Castillo de San Jorge, en lo alto del barrio de Alfama, o desde el Mirador da Graça


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;