¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
lunes, 4 de agosto de 2014

Los buenos hábitos o como dejar de sufrir

somos idiotas texto viva40mas

Cuando los años pasan las mujeres que hacen demasiado o  ganan en cordura o se vuelven rematadamente locas.  En esas transitorias locuras remueven las idioteces que han cometido en su vida, los errores cometidos, el autoengaño de mentiras, los caminos no escogidos, debilidades traicioneras,  y esa cabeza llena de pájaros en la cabeza se traiciona al remover un pasado imposible de cambiar, haciendo cábalas de como hubieran estado las cosas en el caso de  que ..., y si hubiera hecho cual, ... y si no hubiera hecho, y si hubiera dicho, y no dicho,  y si, y si, .....   Pero hurgar en tu memoria y en tu pasado te juega muy malas pasadas, desgarrando  tus pensamientos en un mar de ofuscación y amargura, en unos remordimientos de una memoria desmemoriada y confusa.

¡PERO LA REMATADAMENTE IDIOTA SOY YO  al remover mi pasado!, ¡peor, endiabladamene tonta!, ya que no rememoro lo bueno, que ha sido mucho, sino que recrimino hechos pasados y equivocaciones machacándome sin piedad, carcomiendo mi energía.  Me doy un buen par de pellizcos y recobro la cordura. REMATADAMENTE IDIOTA – me digo en alto - ¿Quién sería yo sin mi pasado? 

 “CREE EN TI”  ya que “LA FELICIDAD SOLO DEPENDE DE TI”

Un repaso a las siguientes 9 reglas de oro sacadas del libro “la inutilidad del sufrimiento” de María Jesús Alava terminan con mi ofuscación  transitoria  sacándome de mi ceguera. 

  1.  Asumir que nos podemos equivocar.  Una característica del ser humano es  su falibilidad, la posibilidad d equivocarse: por tanto, no nos machaquemos”  por algo que inevitablemente va unido a nuestra condición humana.  Cuando nos equivocamos nos esforzaremos por extraer la experiencia válida, y nos animaremos a nosotros mismos para poder disfrutar de situaciones nuevas en las que nuestra actuación será más positiva.
  2. Asumir que habrá cosas que desconozcamos o no sepamos hacer.  Es absurdo pensar que tenemos que saber o conocer todo, pero a veces nos sorprendemos recriminándonos por este hecho. Cuando constatemos que no tenemos “ni idea” de algo sonreiremos y diremos “perfecto, es lógico, no puedo saber de todo! A partir de ahí, decidiremos si es necesario que ampliemos nuestro aprendizaje, o si dejamos que nuestra “mente” se llene de otros conocimiento.
  3. Animarnos a nosotros mismos cuando parezca que “todo está en nuestra contra”.  En esos momento necesitamos mas que nuestra propia ayuda; si al final no conseguimos lo que pretendíamos, la realidad es que lo hemos intentado, y si lo hemos hecho con todos nuestros pensamientos dirigidos a la consecución del objetivo nos animaremos por nuestro esfuerzo. Si es posible mejorar la práctica en un futuro, lo haremos; y si ya no existe esa posibilidad, nos sentiremos satisfechos con nuestro intento.
  4. Pensar en positivo: Si nuestra mente adopta como órdenes nuestros pensamiento convendría poner estos a nuestro favor.  Siempre que pensemos en positivo estaremos potenciando nuestras  posibilidades y situándonos en la mejor de las disposiciones para superar los obstáculos. Pensar en positivo no significa no ser realista, al contrario, si la realidad depende en gran medida de nuestros pensamiento nos acercaremos cada vez más a ella, en la medida que hagamos coincidir nuestros pensamiento con nuestra actuaciones.
  5. Confiar en nuestras posibilidades: Para ello desarrollaremos al máximo el razonamiento lógico, ese sentido común que nos hará evaluar las situaciones de forma objetiva y nos ayudará a superar tanto los obstáculos que puedan presentarse como las situaciones en que haya resultado imposible conseguir nuestro objetivo.
  6. Aceptar que, con frecuencia las cosas llegan o ser consiguen más tarde de lo que pensamos.  Con frecuencia, el deseo no coincide en el tiempo con la realidad, pero eso no quiere decir que no pueda conseguirse, simplemente tardaremos más.  Este es un hecho que debemos asumir con naturalidad y que, en modo alguno, resta valor a nuestro esfuerzo.
  7. Seguir confiando en nosotros después de un “aparente fracaso”.  A veces los fracasos son brutales e inamovibles, pero nunca son absolutos; si no existieran esos aparentes fracasos n tendríamos la posibilidad de “aprender” de ellos y mejorar nuestras habilidades o recursos.  En otras ocasiones, los aparentes fracasos nos dan la oportunidad de lograr éxitos o encontrar nuevas oportunidad que, de otra manera, no hubieran sucedido. Confiar en nosotros después de un fracaso es uno de los medios que mas favorecen la credibilidad en nosotros mismos, a la par que de forma más justa premia nuestro esfuerzo.  Si fracasamos es porque hemos actuado y eso, en si mismo, ya no puede considerarse fracaso.
  8. Visualizarnos en positivo.  De nuevo, se trata de poner la mente a nuestro favor si nuestro cerebro se cree lo que “visualizamos”.  Proyectemos imágenes donde nos veamos superando las dificultades y siempre, siempre.
  9. Sonriamos al máximo.  Imaginémonos sonriendo ante situaciones futuras, antes resultados que están por llegar, ante las dificultades que debamos afrontar … y también sonriamos en el presente, en cada momento que nos paremos a pensar.  Es una forma inequívoca de poner “nuestra mente a nuestro favor”, y de crearnos defensas, que nos ayuden tanto a superar situaciones difíciles como a disfrutar al máximo de cada momento

                                 y sobre todo, !CREE EN TI! 




                               
viva40mas
      
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;