¿Aceptas tu realidad?

¿Aceptas tu realidad?
miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Estas todavía programada negativamente?


En el siglo XX realmente empezó la lucha por las mujeres por formar parte de un mundo al que hasta entonces  protagonizaba el papel de segundona, a veces como precioso objeto decorativo y sexual en las manos de la fuerza bruta, y otras como madre de familia cuyo cometido era traer al mundo a los hijos del protagonista en un papel secundario de sumisión.  Aquellas que lograron alzar un poco sus cabezas y reclamar su papel principal, fueron tildadas en muchas ocasiones de malvadas o marimachos, y muy pocas salieron bien paradas.  Escritoras y artistas tenían que esconderse detrás de seudónimos masculinos para que su obra saliese a la luz.  No decir de que detrás de muchos grandes hombres se ocultaban grandes mujeres, pero de muchas de ellas no se supo el nombre, despareciendo de un anonimato desmerecido.   Las mujeres empezaron a reclamar ser parte activa en un mundo solo de hombres y  emprendimos el  difícil y espinoso camino de hacernos oír y sentir.  La historia solo contada por los hombres y protagonizada por ellos empezó a tocar a su fin,  pero después de recorrer un largo trecho de al menos 100 años nos queda todavía un buen trayecto para conseguir un papel equiparable  en igualdad y derechos,  sin cortapisas ni discriminaciones. 

Pero nuestra revolución no es solo en un mundo liderado por hombres, sino es la revolución contra un enemigo quizás a veces mayor, nuestras propias mentes.  Nuestra programación negativa. el lastre de ese papel segundón en las hazañas de los hombres,  la sumisión y el conformismo heredado cultural y socialmente nos acechan,  creando barreras y desconfianzas mayores de las que hay realmente.  

 Mujeres inteligentes que no creen en ellas mismas ni en sus capacidades.  Hasta que no rompamos esas barreras negativas de desconfianza en nosotras mismas, no podremos avanzar.  Quitarse los miedos y hacernos conscientes de que somos lo suficientes buenas será el gran paso que todavía muchas mujeres deberemos tomar para por fin compartir el liderazgo que nos ha sido negado durante siglos.




¿Estás  programada todavía negativamente?

Para fortalecer nuestra autoestima, necesitamos dejar de creer en algunas de las ideas y valores equivocados, que aprendimos durante la niñez, creencias validas en esos momentos, donde la mujer ideal era conformista, dulce y sumisa. 
.
Pero nuestra vida actual es diferente, nos enfrentamos a necesidades y responsabilidades distintas y nosotras por fin podemos opinar, dirigir, compartir, ......; ya no podemos seguir creyendo en todo lo que creían nuestros padres y abuelos, en  el prototipo de mujer ideal y servicial que una sociedad liderada por los hombres nos imponía.


A continuación encontraras una serie de frases incompletas.  Escribe rápidamente y sin pensar, las palabras que las completen.


  • Las mujeres deben…
  • Las principales características de la mujer son:
  • Una mujer que vale la pena…
  • Yo creo que las mujeres…
  • Lo que más me gusta de mi vida es…
  • Lo que menos me gusta de mi vida es…
  • Si yo pudiera cambiar yo…
  • Los demás piensan que yo…
  • La fuerza de las mujeres…
  • La debilidad de las mujeres…
  • El futuro de la mujer…

Una vez completadas las oraciones, analiza la respuesta y observa algunas de tus creencias respecto a la mujer.

¿De qué manera, dichas creencias, pueden estar influyendo en tu vida?  ¿Qué relación tienen con tu autoestima?


No es fácil darnos cuenta de algunas cosas.  Pero es el primer paso y es indispensable para lograr una vida mejor.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;